Skip to content
Crispedrin

Un poderoso té para perder los kilos de más

El té verde (Camelia sinensis) es bueno para el consumo, ya sea para refrescarnos ante temperaturas extremas o ingerirlo caliente en días muy fríos. Aunque tampoco es una simple bebida para tomar en charlas de amigas, sino que estamos ante un verdadero concentrado de beneficios y propiedades, incluidas las adelgazantes.

El té verde es originario de China y Japón, los orientales conocen y aprecian sus beneficiosas propiedades desde tiempos remotos, aunque es sorprendente que en fechas contemporáneas esta magnífica bebida se volvió popular ocupando un espacio en los hogares de todo el mundo. Su fama se debe a las investigaciones científicas que demostraron su eficacia en la salud de las personas.

Después de ser cosechadas, las hojas de té verde son secadas para mantener todos sus ingredientes activos, intactos y sin grandes alteraciones.

El té verde es rico en vitaminas (principalmente A y C), minerales (entre los que destacan potasio, hierro, zinc y selenio) y en grandes cantidades se encuentran los polifenoles que son los responsables de las funciones antioxidante, que contrarrestan el envejecimiento celular.

El té verde actúa aportando diferentes aspectos beneficiosos al organismo:

  • Diluye la sangre para reducir el riesgo de enfermedades ateroscleróticas.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Reduce el colesterol LDL y los niveles de azúcar en la sangre.
  • Mantiene el cerebro sano.
  • Es un excelente antioxidante natural.
  • Eliminar el riesgo de caries dental.
  • Acelera las funciones adelgazantes y de drenado.

¿Cuáles son las propiedades adelgazantes del té verde y cómo ayuda a perder peso?


Antes de iniciar es necesario enfatizar que no existen sustancias milagrosas que garanticen la pérdida de peso. Si quieres lograr una espectacular forma física o mantenerla, es necesario siempre adoptar un estilo de vida saludable: comer bien y hacer ejercicio. Entonces si has decidido iniciar una dieta sana y balanceada llena de actividad física, introduce en tu consumo té verde todos los días, será tu mejor ayudante para adelgazar.

La bebida es rica en catequinas, unas sustancias antioxidantes pertenecientes a la familia de los flavonoides, que son capaces de brindar sensación de saciedad prolongada reduciendo el riesgo de comer en exceso, a su vez protegen al cuerpo contra el estrés oxidativo. También aceleran el metabolismo basal y estimulan el proceso de termogénesis, el proceso que reduce la conversión de grasas consumidas con los alimentos altos en calorías, durante el proceso digiere los nutrientes (carbohidratos y grasas) para producir energía en forma de calor.

El Té verde en la reserva de grasa:


La bebida actúa sobre la termogénesis permitiendo mantener bajo control el peso corporal al evitar la acumulación de grasa, especialmente en el área de la cintura y el abdomen.

El té verde también es rico en metilxantinas (cafeína, teobromina, teofilina), las moléculas que reducen la absorción de azúcares, estimulando la lipólisis, con la eliminación de grasas de los adipocitos que, gracias a la acción vasodilatadora, establecen una mayor actividad renal y una diuresis más eficaz.

Al producir y eliminar más orina se facilita la depuración y desintoxicación del cuerpo, porque se eliminan los desechos y sustancias que se acumulan en su interior y expulsa los excesos de líquidos que dan lugar a la molesta y antiestética celulitis. De hecho, la acumulación de desechos y toxinas impide que el organismo funcione de la mejor manera y que las células puedan asimilar las sustancias buenas a expensas de las grasas.

¿Cuánto té verde se puede beber diario para obtener todos sus efectos adelgazantes?


Para obtener los mejores beneficios adelgazantes al tomar té verde, necesitas saber cómo prepararlo y, sobre todo, cuántas tazas beber. 3 veces al día son suficientes: una para tomar por la mañana durante el desayuno, en sustitución de la leche; las otros dos pueden tomarse media hora antes de las comidas principales o, alternativamente, como merienda a media mañana y tarde.

¿Cómo preparar una excelente taza de té verde?


Para hacer una taza de té verde es indispensable que sigas unas sencillas reglas y así disfrutar de una bebida que resulte buena no solo para el paladar, sino también para todo el cuerpo.

Por cada taza a degustar, utiliza una cucharada rasa de hojas de té y 200 mL de agua (preferiblemente agua mineral y no del grifol). Para calentar, la temperatura óptima es de 80 °C. Si no dispones de un termómetro para medir la temperatura del agua, observala con atención y apagan la estufa cuando comience a humear adquiriendo un aspecto ligeramente opaco. Una vez vertida sobre las hojas de té (o sobre la bolsita, según el tipo de té que hayas comprado), deja en infusión por un tiempo no superior a los 3 minutos (también puedes seguir las instrucciones que trae el paquete) por último pasa a filtrar.

Un tiempo de infusión prolongado provoca la liberación de taninos en grandes cantidades, que volverán el sabor de la bebida un tanto amargo y que además te harán propenso a desarrollar una riesgosa taquicardia.

Una vez preparada puedes agregar varias gotas de jugo de limón y una pizca de azúcar morena o miel, aunque los expertos en té recomiendan disfrutar la bebida tal cual. Una recomendación final es no agregar leche, que neutraliza el efecto de los polifenoles por la presencia de caseína.

Es bueno no excederse en el consumo del té verde para evitar efectos como insomnio, irritabilidad, taquicardia. Precisamente por este motivo, durante el embarazo y la lactancia es buena recomendación tomarlo con moderación. Los taninos que contiene la bebida pueden aumentar la cantidad de ácidos producidos en el estómago, por lo que las personas con reflujo gástrico o úlcera péptica deben reducir sus dosis diarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *